El pesebre del Vaticano simbolizará el sufrimiento de los refugiados

Un barco pesquero será parte del pesebre que este fin de semana se inaugurará en la plaza San Pedro del Vaticano, como símbolo del sufrimiento de los refugiados, embarcación que fue un regalo del arzobispado y el Gobierno de Malta. Miles de migrantes llegaron a bordo de estas tradicionales barcas conocidas como "luzzus", que llevan nombres cristianos y ojos pintados en la proa, a las costas del estado isleño de Malta y de Italia, luego de atravesar el Mediterráneo. En lo que va de este año ya murieron o desaparecieron 4.715 personas tratando de cruzar este mar, según el Organismo Internacional de las Migraciones (OIM), un número mayor que el que se registró en todo 2015. Además del barco y de las figuras de tamaño humano de María, el ángel y los tres Reyes Magos, se colocará también junto al establo el resto de una columna destruida y de una cruz volcada, posiblemente reflejando la guerra y la destrucción. El árbol de Navidad del Vaticano será un abeto de 65 centímetros de tronco proveniente de la localidad norteña de Foreste del Lagora, en el Trentino, donado al Papa Francisco por la comunidad de Scurelle, que será colocado junto al obelisco central de la tradicional plaza San Pedro. Tras cortar el árbol el 13 de noviembre, alumnos de escuelas locales plantaron en su reemplazo 40 pequeños abetos y alerces.