Terminó la primera edición del Seminario de Relato Deportivo

"El final de este corto camino para los pibes es apenas el comienzo de uno largo", resumieron los profesores al cerrar la primera edición del Seminario de Relato Deportivo en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Tras cinco encuentros en los cuáles los alumnos realizaron un recorrido por conceptos teóricos que los introdujeron al mundo de las transmisiones deportivas pero, sobre todo, hicieron un primer abordaje práctico del relato y el comentario de fútbol, conociendo también tips fundamentales para desarrollar cada uno de los puestos de forma eficiente.  

Tradicionalmente, este tipo de cursos sólo suele ser dictado en universidades privadas o en institutos terciarios, quitándole la posibilidad a gran parte de la población de acceder a una formación técnica y práctica de calidad. En este sentido, el desafío -propuesto por Beto Solas, Juan Vega y su equipo de la cátedra de Radio- marcó un hito que generó gran repercusión no sólo entre alumnos de la Facultad de Ciencias Sociales, sino también entre alumnos de otras casas de estudios como la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) que se acercaron para poder realizar el seminario. 

"Se trata de darle la pelota (o mejor dicho, el micrófono) a los chicos para que pierdan el miedo y se animen a ser. Una introducción al mundo del relato deportivo, con herramientas prácticas y consejos para lanzarse al emprendimiento propio o sumar a alguna transmisión. Esperamos volver a abrirlo pronto, porque nos enorgullece dictarlo en una Universidad Nacional, Pública y Gratuita", comentó José "Pepe" Tricanico, quien es egresado de Periodismo de nuestra casa de estudios y relata desde 2011 en "El show de Temperley". En tanto, Ariel Finamore -periodista deportivo y relator hace más de 15 años- se entusiasmó: "Si después de este curso logramos que ustedes empiecen a caminar en diferentes radios, nuestra tarea estará más que cumplida. Y por lo que vimos trabajando con ustedes, potencial tienen de sobra". 

Hubo más de 40 inscriptos y casi 30 culminaron sus estudios recibiendo los certificados de asistencia correspondiente. "Muchos chicos que nos quedaron afuera por una cuestión de espacio o porque no llegaron a anotarse ya nos preguntan cuándo volveremos a abrirlo otra vez", comentaron los profesores.